Don Ata, el bagual*