Partir enco­re…